martes, 10 de octubre de 2017

Ciclo de poesía Prima



I Jornada de Disidencia organizada por la Secretaría de Secretaría de Sexualidades y Género (SESEGEN) de la Universidad Tecnológica Metropolitana.

Con las lecturas de:

-Catalina Ríos
-Helena Zelic
-Romina Sandoval
-Emilia Pequeño
-Graciela Olave
-Alexander Correa

Viernes 13 de Octubre, 14:00 hrs. Patio Central / Facultad de Ciencias de la construcción y Ordenamiento Territorial. UTEM. Dieciocho 390, (Metro Toesca)


sábado, 7 de octubre de 2017

ARIEL O EL TERRENO DESCONOCIDO DE LA INFANCIA por Angélica Panes

ARIEL O EL TERRENO DESCONOCIDO DE LA INFANCIA 


por Angélica Panes



ARIEL (o los ecos en mi garganta), publicado por Editorial Itinerante, 2012, del poeta Alexander Correa es un poemario que nos va enroscando la lengua, lucha con el tempo de unos versos espiral. Que presenta, además cierto erotismo de/en el lenguaje, analogías especulares y una serie de intertextos  que señalan referencias poéticas (Plath, Ilabaca).
Pero este poemario es, también, asistir a una conmovedora apelación para ingresar en el terreno desconocido de la infancia.  Desconocido cuando nos sacamos las antiparras adultocéntricas y vamos a tientas descubriendo al ser-niño que envuelve y desenvuelve su lengua, su tacto, su cuerpo en la relación con el mundo.  Dejar de lado entonces al niño-normado y descubrirlo en su curiosidad, en su amor, en su placer.
En este poemario el sujeto enúnciate se sabe niño, se sabe delito y esto abre la puerta a pensar desde dónde se construye la imagen de la primera juventud (pubertad o pre-adolescencia, adolescencia, juventud). Quiénes son y qué siente o piensan esos “niños” es una pregunta recurrente. Recurrente también la construcción desde la adultez que norma lo que son o deben ser  (e incluso lo que creen ser) estos sujetos. Desde ese lugar entonces, leo este poemario y trato de esbozar esta reflexión.
Pienso en esta relación entre el sujeto enunciante (menor, 17 años, niño, púber, joven, delito) y Ariel, “sus años”, ese estado incierto y mayor.
Una relación donde se subvierten los roles establecidos, donde Ariel es llevado por este púber hacia un mundo y lenguaje nuevo, una relación que muchas veces quiere someter al adulto, quien se deja llevar de la mano, y donde se menciona la idea del delito, de ser algo incorrecto (ante quién, incorrecto para quiénes) pero a modo de juego (la experiencia lúdica o esencial aprendizaje)
El texto invita, entonces, a preguntarse por la infancia. Por todo aquello que vienen a definir qué es, hasta cuándo se es, niño o niña. Sabemos que una forma de delimitar este espacio tiene relación con el desarrollo biológico del sujeto. Maduración de las glándulas reproductoras, listos para procrear. Ingreso en la vida adulta entonces. Pero esto no basta. Puesto que el tránsito de la niñez a la adultez ha ido levantando un puente a lo largo del tiempo y así nos encontramos con la pubertad, la adolescencia hasta los 18 años (aproximadamente) o la mayoría de edad legal. Y ese puente como terreno incierto y susceptible de disputas sobre lo que es o debe ser esta etapa.
Ariel entonces como un texto que hace pensar en ese puente, en ese tránsito, que tensiona las concepciones que se tienen sobre él. Se alza como un contra-discurso que valida al cuerpo que iniciado, fuera de la idea de niño-normado, va re-creando su realidad, de lenguas enroscadas y dobles (el retombé) que articulan sus juegos, alejados de la perversidad o corrupción capitalista de la primera juventud.

lunes, 10 de julio de 2017

LAS CACHORRAS




cansada de ti
cansado de atrapar perros
con una mano
y tatuarles al pellejo
 nombres inventados 

jueves, 27 de octubre de 2016

Soñaba con ser Cristo (Extracto EMBRIONARIO)




Soñaba con ser cristo
O quizá con el fetiche de que todos y todas
Por los siglos de los siglos
Del disfrute de su propia vid puedan embriagarse
 (EMBRIO-AHOGARSE)

Invitar a todos a desatraparse
Bailaremos sin miedo y con mas ganas
El porque pensé en Lilith y no en eva
Al momento de querer encontrar una respuesta
Cuando el instinto nos abria poco a poco las caderas
Se iba sanando en la letra la herida del ser femina
Y que engañé a morfeo
De tanto evocar al sueño
De visitar el lugar primogenito
Del monte de venus de donde vengo
Por que guardo una genetica  gemela con que mis ancestras
Conmigo se encuentran
y me invitan a tomar el té con un poco de malicia
de su propia reserva un ensamble de lo mejor de ellas
me bautizaran por separado con su vid que solo yo he disfrutado
la malcrianza de una inocencia casquibana
con que por ser ambidiestra disfrutaba
del oficio de la verdadera letra que por hedor de la muerta
a la carne de nuestro presente despierta
Y fue ahí cuando el sol se encostró en conjunto con tus bellas
Formas que tenían por decir tus madres o abuelas nuevas



Olfatea el rastro  de tu herencia
camino harado tendrás si la encuentras
para cuando la evolución no te condene
a esta humana creencia del que todo sapiencia

al momento de por mera somatización
tus hormonas cambien de dirección
y que a la flor de tu piel no le importó
si los pistilos ováricos te colgaban hacía afuera
todo con tal de entenderlas detenidamente
hacerlas hablar y terminar una obra universal
algo parecido cuando de tus libros favoritos
te niegas a leer el final
Tu ojo omiso  guarda esos mismos cuidados obsesivos
Parecidos a los de tu flor cuando pasar dejo
A la abeja de lanceta mas grande y mas gruesa
Prefiero a una abeja de patas obreras
Que se atreva  del todo meter el cuerpo las alas
Y sobre todo la cabeza
En mi virgo
Que solo abre los pétalos de su entrepierna
En las noches en que esporas suelta la luna llena
Si fuese Flora a ese obstáculo me entregaría
A ver los colores de roca
Con que por primera vez floreció mi corola
Que te dicen sí
Arráncame ahora que encontré mi raíz
Y que sostener la locura de estar in-
dispuesta

mi mandíbula por años adiestró al aparato fonador
con el que dos cosas a la vez pude hacer
cuando deglutir/ expulsar/ o quizás retener
la anorexia que ante un espejo de niña todos los días jugaba
a la caricia con que un par de dedos se empeñaba
en llegar mas allá de la campanilla de cristal de mi garganta
y en aquel reflujo de estas letras calientes de vomitada
el tañido saque a recreo a mis adentros
y así ordenar la imposibilidad de aquellos cuerpos
ecos, embrios y perros a mi boca se devolvieron
alzhaimer mezclado con bulimia dijeron ellos
así podría comer a todos los que quiero
en aquel momento en que quiera vomitar
y la degeneración  de mi corteza cerebral
logre fecundarme de todos ellos
en aquellos momentos de soledad
por mero instinto de somatizar
pudimos disfrutar abrir la boca

y vomitarnos hacía adentro.

lunes, 21 de marzo de 2016

Los avispones no han podido perdurar en mi vida:



Los avispones no han podido perdurar en mi vida:


imagínate nuestro panal situado en un glaciar en donde escaseen los insectos;
imagínate en que mataríamos el tiempo dando vueltas en espiral
moviendo las alas codificando un mensaje oloroso que denote hambre
para que las recolectoras vuelvan al nido.
Cualquier día nos comemos las unas a las otras,
Te digo;
imagínate lo que seria explicar un dilema que yace entre lo karmático y lo moral para las que sobreviven.
O pero peor aún;
El caldo de genes que por culpa del placer y del talento transmitiremos para el próximo invierno.
cien guaguas de avispones negros, avispas con cola de chancho.
sabemos esto y nos entregamos
aunque solo una de las hermanas reinas volará al exterior para ser fecundada.
El solo de hecho de integrar a su devenir e que todas íbamos a ser reinas le concederá la inteligencia de ser mas la mas avispá entre las avispas
Es por eso que anidará en el lugar mas bonito e hibernará en un lugar protegido.
entenderá que el amor va mas allá de la propiedad privada,
es ahí cuando la vida cobrará sentido y dejará morir a sus hermanas.

martes, 9 de febrero de 2016

Esto no tiene sentido dije; sería como mirar hacía atras y volver a convertirme en sal

Quién fue la estrella ancestra
Menárquica
Que soplo a la virgen de las virgenes por la espalda
 ¿En que momento la tradición nos aferró a la reproducción inhata?
Mas allá de cualquier fabula
Con que la lunita de mi sangres del todo separase
A la mujer que escondida en una niñada
se resiste a ser enseña/ da
con la intrepidez matea
de sobresalir en pos de las que restan
a la inteligencia vivaracha de las feminas
se hicieron cargo del kilometraje infinito
si unieran entre ellas dos o mas reglas
Y con aquella huincha de auras maestras
Puedan decidir por ellas
El tiempo biologico e instintivo
Con que la naturaleza a cualquier ser vivo
Solo permite a las hembras
la posibilidad de en su vientre engendrar crios.


Y de los gemelos que nacieron de un solo ovulo
Como nuestros hijos mete-oros
Pudieron teñir en rojo
A mi cuerpa celesta
Cuando de niña golondrina
Doce años demoró en llevar troncos a su nido
Desde el norte de nuestra cabeza con otros ojos
Volvemos a mirar al sur de nuestro cuerpo acantilado
Y como de crines allí abajo se fueron pegando
De tanto montar las rodillas de nuestro padre caballo
Al ileón soñó con aquellas melenas nuevas
O quizá desde ahora por experiencia
podamos decirles pendejas
A nuestra grieta
Que mas tarde al igual que las muñecas
Pelonas las fuimos dejando
De la misma forma que nuestro intimo diario
Poco a poco se fue poblando
De citas y ciclos de veintiocho días
Con los que escribía en los intermedios blancos

En donde la fertilidad parece una fiesta de quince años

Bjork Albums

debutposthomogenicselmsongsvespertine greatest hitsmedulladrawing restraint 9volta